Blog

¿Cómo formar equipos de alto desempeño?

Janna van den Munckhof 05 febrero 2018

El hombre vive en sociedad, se abastece y sobrevive gracias a su interrelación con otros.  En el ámbito laboral sucede lo mismo. Trabajar en equipo es importante, tanto para el desarrollo personal como para el de todos sus miembros. Sin embargo, no es fácil formar equipos que lleguen a resultados superiores a la suma de las habilidades de las individualidades.

El trabajo en equipo implica principalmente cooperación de todos los individuos en favor de un resultado que -en teoría- los supere, los trascienda, algo que puedan lograr solamente actuando juntos, “en equipo”.

El líder de RH debe conocer muy bien a la gente de los diferentes sectores, sus capacidades, habilidades, conocimientos y potencialidades, de manera de poder asesorar a las distintas gerencias en la forma de armar equipos con alto desempeño (Gestión del Talento).  Con los sistemas de tecnología actuales se puede tener un mapa claro de las personas y sus capacidades, visualizar qué recursos están disponibles y decidir si la incorporación de algún colaborador es realmente un aporte cualitativo en un equipo.

Con los sistemas de tecnología actuales se puede tener un mapa claro de las personas y sus capacidades.

Reunir un buen equipo es más difícil de lo que parece. Hay que estudiar muy bien los perfiles de las personas y saber determinar cuál sería la mejor combinación para obtener el mayor rendimiento del conjunto versus los rendimientos individuales. Su composición es fundamental.  A la hora de formar un equipo con fuerte sinergia, hay que tener en cuenta algunos factores esenciales:

  • Buena comunicación entre los miembros.  Entendimiento generacional.
  • La participación de los distintos géneros, que favorece a una mayor empatía.
  • Un nivel parejo de conocimientos para arribar a la mejor solución.

Un equipo con la composición adecuada logrará fuerte sinergia y podrá utilizar al máximo el potencial del grupo.  

Buena comunicación entre los miembros del equipo.  Evitar la “brecha generacional”.

Al contrario de lo que algunas veces se presupone, es muy positivo reunir personas de la misma generación para conformar equipos con alto rendimiento. La “brecha generacional” muchas veces hace que no se puedan entender entre los miembros, que no se puedan aprovechar los conocimientos del otro simplemente porque no se termina de “entender” su idea. 

Es muy positivo reunir personas de la misma generación para conformar equipos con alto rendimiento.

Las experiencias distintas hacen que la idea de alguien de mayor edad no pueda ser completamente aprovechada por los miembros más jóvenes, y viceversa. Una misma forma de relacionarse, hablar, lugares comunes, expectativas similares, formas de abordaje parecidas, remiten a establecer una rápida afinidad con el otro, una mejor comunicación. Entenderse mejor y más velozmente contribuye a lograr mejores resultados de equipo.  Al surgir la “brecha generacional”, al no terminar de “entender” al otro, no se puede “aportar”, agregar al equipo, incluso se tarda más tiempo en explicar conceptos a los otros.

A mayor “brecha generacional”, mayor riesgo de que los miembros no se entiendan correctamente.  Las personas de la misma edad tienen una misma forma de comunicarse.
Esto no quiere decir que no pueda haber equipos con miembros de distintas generaciones, pero la agilidad, la velocidad en la comunicación, el intercambio de ideas que realmente aporten al equipo, es más lento, más complicado.

La participación de los distintos géneros, sus diferentes percepciones y visiones es fundamental.

Un equipo formado solo por hombres o solo por mujeres no es tan rico como un equipo mixto.  Hombres y mujeres tienen distinta forma de pensar, de llegar a una conclusión, de “percibir” lo que quiere el otro, sus intereses, sus preocupaciones.  

Para lograr un alto desempeño, la diferencia en el nivel de conocimientos entre los miembros del equipo debe ser estrecha.


Generalmente, las mujeres son más sensibles para detectar las emociones de los otros.  Esta percepción es muy importante en los casos en los que muchos intereses tienen que verse representados para lograr determinado resultado.  Las mujeres generalmente contribuyen a la cohesión del grupo por esa sensibilidad especial.  Sin embargo, no hay que caer en los aspectos sensibles y dejar de lado la tarea a realizar.  Esa sensibilidad debe contribuir a un acercamiento entre los miembros, a establecer una rápida y mayor empatía, pero no a desviarse del objetivo a cumplir.

Un nivel parejo de conocimientos contribuye a la suma de ideas y conceptos.

La distancia cognitiva aleja a las personas.  Armar equipos con personas de similar nivel de conocimientos y experiencias dará como resultado un mejor entendimiento, más ágil.  Cuanto mayor es la distancia cognitiva entre los miembros, éstos entenderán peor las propuestas del de mayor nivel de conocimientos, lo cual llevará a cristalizar la comunicación y no poder establecer empatía y sinergia entre las personas. 

Cuanto mayor es la distancia cognitiva entre los miembros, éstos entenderán peor las propuestas del de mayor nivel de conocimientos. 

Los miembros del equipo deben tener una visión realista de las habilidades del otro, comprenderlas, de modo de poder aportar verdadero valor agregado a ese equipo.
Generalmente, sucede que las personas con mayor nivel cognitivo ceden; se busca una solución “promedio” que muchos miembros del equipo puedan aceptar en lugar de decidirse por la mejor solución propuesta por esa persona del grupo más destacada en conocimientos.  Se suele preferir el consenso por sobre la mejor solución.  

Reunir un buen equipo es más difícil de lo que parece.  Es muy importante tratar de establecerlos con miembros de edades y conocimientos similares, y equilibrarlo en la composición por géneros.  Y si hubiera en el plantel una persona con nivel cognitivo realmente superior, entonces, se deberá aprovechar con mayor frecuencia a estos altos potenciales para tareas individuales, que también es necesario desarrollar en el conjunto del quehacer de una organización. 

Habrá que saber cómo combinar el trabajo individual y el trabajo en equipo, con el fin de lograr los mejores resultados para la compañía.

0

Comentarios

Publicar un comentario

Janna van den Munckhof

+31 6 29 56 31 61

Participamos del evento más importante de gestión de personas en Perú, donde expertos analizaron las tendencias que… https://t.co/qmMF5FK9DW